El director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, Ruy López Ridaura, informó que las autoridades de salud investigan si las mutaciones halladas en cuatro casos de coronavirus de Jalisco, suponen una nueva variante y, de ser así, qué características tendría.

Se trata de la variante E484K, que fue detectada el pasado 27 de enero en cuatro pacientes de Jalisco, por investigadores de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

López Ridaura explicó que el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) está en contacto con el laboratorio estatal de Jalisco para evaluar si la mutación podría tener un peso epidemiológico.

“Lo que se debe definir es qué características tiene, si tiene algo diferente y la prioridad es buscar si son más virulentas, si la enfermedad es más grave. Esto requiere un estudio serio”, puntualizó. También se tiene que determinar si tiene mayor capacidad de transmisión.

El fin de semana se detectaron cuatro casos que se creían de la variante sudafricana del virus, aunque tras descartar esta primera hipótesis, se estudia si podría tratarse de una nueva mutación.

“No es que sea una variante mexicana, seguramente hay mutaciones de los virus que circulan en la población mexicana, no es que exista una variante mexicana, para describirla como tal se tiene que investigar su importancia. Es posible que existan diversas variantes de mutaciones que no impactan para nada ni en la transmisión ni la virulencia y que tampoco vale l pena caracterizar”, señaló.