“La política es demasiado importante para dejarla en manos de los de siempre, por eso hoy tomé la decisión de registrarme como precandidato de Morena a la gubernatura”, sostuvo Rafael Espino De la Peña, quien además enfatizó, Chihuahua merece la suma de todos para regresarle la confianza en el progreso social y para mejorar su economía.

El empresario chihuahuense aseguró que desde siempre soñó con poder dirigir al estado y para ello se ha preparado en lo político, en materia de seguridad, en economía, educación, social, cultura, deporte, salud y en sí en todos aquellos aspectos que hoy en día son necesidades primordiales para los ciudadanos.

“Será un honor seguir trabajando con honestidad e integridad por y para todos los chihuahuenses”, comentó y a la vez dijo, lleva varios meses recorriendo los diversos municipios de la entidad donde en reuniones de frente a los sectores, conoció del malestar que guardan por el olvido en que los tienen los gobiernos, y enterarse, que solo unos cuántos son los beneficiados.

Espino De la Peña, indicó que lamentablemente nuestro estado de Chihuahua, está “atrapado entre la politiquería y las agendas personales, mientras que nuestra economía está estancada y nuestro sistema de salud colapsado; nuestra realidad dista mucho de lo que estamos destinados a ser: el estado grande de México”.

Por ello y ante la oportunidad que se tiene, sumado al apoyo de empresarios, campesinos, académicos, grupos étnicos y jóvenes, este sábado a las 10 de la mañana, presentó, ante la dirigencia nacional de Morena, la documentación y la carta de intención que lo validan como serio aspirante a la candidatura por la gubernatura de este estado.