El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió ayer que incluso cuando comiencen las primeras vacunaciones contra el coronavirus, tal vez a principios de 2021, el coronavirus causante de la enfermedad COVID-19 tendrá aún un amplio margen para transmitirse.

“En un principio la vacuna será prioritariamente para trabajadores sanitarios, personas mayores y grupos de riesgo, lo que dará al virus aún mucho espacio para moverse, por lo que seguir haciendo tests debe seguir siendo una herramienta vital para controlar la pandemia”, señaló Tedros en rueda de prensa.

El etíope quiso así subrayar que frente a las esperanzas que dan los buenos resultados de cada vez más ensayos clínicos de vacunas contra la COVID-19, una de las armas más importantes para combinar la pandemia seguirán siendo los análisis de diagnóstico, incluidas las pruebas rápidas.

“Si no sabemos dónde está el virus, no podemos pararlo; no podemos aislar a los que lo tienen, tratarlos, o rastrear sus contactos”, recordó el director general de la OMS.

Tedros insistió en la importancia estratégica de los análisis; subrayó que todos los países del planeta tienen ya capacidad para hacerlos, y afirmó que “todo el que necesite hacerse una prueba debe poder hacerlo”.

El director general de la OMS aseguró que todos los países que han logrado un control efectivo del coronavirus han tenido en común el énfasis que han puesto en las pruebas. “Continuamos necesitando más tests, mejores, más fáciles de usar, baratos, seguros y rápidos”, enfatizó.

Los casos de COVID-19 registrados por la Organización Mundial de la Salud superaron ayer la barrera de los 60 millones, mientras que se reportaron al organismo con sede en Ginebra 11 mil 200 nuevas muertes, la tercera cifra diaria más alta en lo que va de pandemia.

Información.- RidNoticias