El presidente Andrés Manuel López Obrador descartó este viernes denunciar ante la Fiscalía General de la República (FGR) al expresidente Enrique Peña Nieto e insistió que sea mediante la consulta popular que se determine qué debe hacerse.
“Vamos esperar a que la Fiscalía termine de crear todos estos expedientes y se pida a los jueces, que ellos decidan su culpabilidad, quiénes son los responsables (…) mi postura es que no haya persecución, que no haya venganzas políticas, que se aplique la ley con rigor, con escrúpulos, que no se fabriquen delitos y al mismo tiempo, que no haya impunidad”, dijo en su conferencia matutina.

El presidente dijo que la Fiscalía es la encargada de realizar las investigaciones vinculadas al caso Lozoya en las que, como publicó Latinus el pasado 3 de noviembre, se acusa a Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray de operar una red de sobornos.
Las señalamientos provienen de la denuncia del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, en las que señala al excanciller Luis Videgaray Caso de traición a la patria, cohecho y asociación delictuosa.
La Fiscalía señala a Videgaray de prestar ayuda a Peña Nieto, para que durante su periodo presidencial de 2012 a 2018, recibiera de las empresas Odebrecht y Braskem una cantidad aproximada de 5 millones 850 mil dólares y 84 millones de pesos “para realizar actos injustos relacionados con sus funciones”.
Sobre los señalamientos contra el expresidente de presionar a Lozoya para beneficiar con contratos de Pemex a su hermano Arturo Peña Nieto, el presidente dijo que “sinceramente, ni sabía que tuviera un hermano el presidente Peña”.
El presidente López Obrador declaró en su conferencia que quienes colaboren con la Fiscalía como testigos protegidos también deben devolver los recursos sustraídos ya que, dijo, ese dinero es propiedad del pueblo.
“No, es que ya hablé, ya colaboré y me quedo con mis mansiones; me quedo con mis ranchos; me quedo con mis cuentas en el extranjero y estoy cuatro años, cinco años procesado, pero libre. (No es que) nada más voy a firmar a un juzgado y a los cuatro o cinco años a gozar de lo que me robé o de lo que le dejé a mis familiares. ¡No!, todo eso tiene que ser recuperado porque es dinero del pueblo”, señaló.