Agentes del Servicio Secreto irrumpieron hoy en la rueda de prensa en la Casa Blanca del presidente estadounidense, Donald Trump, y lo escoltaron afuera de la sala, tras escucharse disparos.

Minutos después, Trump regresó para explicar que se registró un tiroteo afuera de la Casa Blanca, y que había una persona herida por disparo del Servicio Secreto, pero que la situación ya está “bajo control”.

“Podría no tener nada que ver conmigo. El Servicio Secreto me pidió salir de la sala de prensa mientras lidiaban con un incidente de tiroteo afuera de la Casa Blanca», señaló el mandatario.

Fuente: El Universal