Brasil.- El mundo gamer cada vez atrae a más personas. No solo las ventas de juegos y consolas han registrado un alza en los últimos meses, tendencia que se vio favorecida por la pandemia, también hay más jugadores profesionales y espectadores de los eSports. Y, en ese círculo, las mujeres están destacando. Por eso es tan triste saber que existen casos como el de Ingrid “SOL” Oliveira quien fue asesinada por un jugador que conoció en línea.

Hace unos días la comunidad gamer brasileña se vistió de luto cuando se dio a conocer el feminicidio de la jugadora profesional de Call of Duty Mobile, Ingrid “SOL” Oliveira Bueno da Silva quien tenía solo 19 años y fue encontrada muerta en Pirituba, São Paulo.

Este no fue uno de esos casos en que no se logra encontrar al homicida. La joven fue hallada en la casa de Guilherme Alves Costa, conocido en el mundo gamer como “Flashlight” quien también es un jugador profesional de Call of Duty Mobile, y confesó ser el feminicida.

De acuerdo con medios de Brasil, SOL apenas comenzaba su carrera dentro de los eSports y se había unido al equipo Fantastic Brazil Impact

La mujer conoció a “Flashlight” por medio de internet y, tras intercambiar algunas conversaciones cordiales por alrededor de un mes, aceptó su invitación para ir a su casa a jugar. No se imaginaba que no volvería a su hogar.

Sin remordimiento

Según el reporte de la policía brasileña el propio asesino fue quien se comunicó con ellos alrededor de 30 minutos después de cometer el crimen.

También confesó a los investigadores que ya tenía planeado todo desde hacía tiempo y les aseguró estar estar completamente sano mentalmente, simplemente era algo que quería hacer. “La maté porque quería”.