Monterrey.- Diego Santoy Riveroll -quien mató a los hermanos Erik y Fernanda Peña Coss, de 7 y 3 años de edad, en el 2006- fue sentenciado una vez más a 71 años de prisión y la reparación de daño, reportaron medios nacionales y de Monterrey, donde sucedieron los hechos.

En 2010, el inculpado había sido sentenciado a 138 años de prisión, pero al apelar se le redujo la pena a 71 años, la cual fue impuesta nuevamente.

Además, el juez estableció que deberá pagar 337 mil pesos como reparación de daño a las afectadas y a la familia Peña Coss.

El 2 de marzo del 2006, en una casa de la colonia Cumbres Segundo Sector, al norte de Monterrey, Diego Santoy privó de la vida al referido niño, con un arma punzocortante, y a su hermana, estrangulándola.

En el mismo hecho violento atacó a quien era su novia, con una navaja y a golpes de martillo en la cabeza; pero las heridas que provocó no resultaron letales.

Pese a todo lo ocurrido, el llamado “asesino de Cumbres” obtuvo fans, se casó con la líder del club y tuvo un hijo en prisión.

El diario Reforma consiguió una entrevista recientemente con él, en la que se observa cómo luce actualmente.

Información aristegui