Chihuahua.- Todos los días un hombre que fue gravemente herido en cumplimiento de su deber como integrante de las fuerzas armadas, se arrastra y sobrevive de la poca caridad que en ocasiones recibe de personas que pasan por el centro.

Es un ex militar que perteneció al 55 Batallón y en una incursión recibió varios balazos en las piernas lo que lo dejó discapacitado y la depresión del cambio dramático en su vida lo sumergió en el alcoholismo.

Hoy se encuentra sin ningún apoyo por parte del Ejército, sin pensión  y sin ningún otro apoyo, en condición de calle extrema.

Frecuentemente se le puede encontrar arrastrándose, ya que no le responden las piernas, en el sector Centro, en la Plaza Peralta que se ubica en las calles Trías y 21, así como en la Plaza San Francisco en la avenida Juárez y 15, que es en donde puede refugiarse y vive de quien le ofrece algo de alimento.

Se le conoce como Alejandro y en el pecho tiene tatuada la leyenda «Orgullosamente mexicano».