Si acabando de ejercitarte tienes mucha sed, y es de esa sed de la mala, no te quedes con las ganas y tómate una fría y deliciosa cerveza.

El señor Luca Gatteschi, quien es médico oficial de la selección de fútbol italiana y además Consejero de la Sociedad Italiana de Nutrición Deportiva y de Bienestar, aconseja tomarse una cerveza al terminar tu rutina.

La cerveza contiene grandes cantidades de magnesio, fósforo y calcio, todos ellos fundamentales para equilibrar las sales minerales del organismo después del ejercicio. Además, es rica en vitaminas del grupo B y ácido fólico, que minimizan el riesgo de padecer un accidente cardiovascular.

Así que date el gusto, pero recuerda que se aconseja solo 1 lata ya que es la cantidad ideal para este fin, aunque preferimos una caguama.